Páginas vistas en total

Loading...

jueves, 8 de abril de 2010

Matemáticas y contabilidad

Foto: Victorino García

Al sereno de este sol
cercano a la primavera,
recuento los roces que la piel gastada
mantuvo con el verde pasto de los deseos.

Al remirar desencuentros
multiplico los azotados muros
de la memoria
inmóvil.

Cuento los intentos
y manipulo resultados de
emociones.

Tergiverso los datos,
sensaciones perdidas.
Hago balance de tardes
muertas.

Al sereno de este sol
vivifico las respuestas
malheridas,
y encuentro razones
caducadas ayer.

Resuelvo ecuaciones de sorpresas,
de satisfacciones irresolubles
hago acopio por escrito.

De algún modo,
maldigo la exactitud del despropósito;
pero gana enteros
la primavera.

(De Creencias)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Algo así te escribí el otro día:

Antonio me desea que sume y sume y sume…
Olvidé decirle que soy de letras
y no recuerdo las matemáticas.
Intentaré al menos
que no me resten,
que no me dividan,
que no me saquen la raíz.
No conseguiré despejar la incógnita
y el resultado será el infinito,
que no está mal
para una chica de letras.


Esta tarde he vuelto a leerte y, con el cariño con el que cultivo tu amistad, con esta fea costumbre de llevarte la contraria a veces, te escribo:

Y quien sabe si el sol
te traerá la claridad
y encontrarás tu camino,
no el de la nogala ni el de la charca,
el tuyo,
el de la morena urbanita y poeta,
el que dibujes con tus pies y con tu boca
Y quien sabe si la tibieza de esta primavera
que quiere pero no puede,
te arrastrará hasta el verde de los deseos
que aún no has encontrado;
deseos reales, sin ecuaciones imposibles,
sin restas innecesarias.
No busques en ti heridas
ni pérdidas.
No busques en los otros
la causa de tu desasosiego.
Camina,
deja que el sol te acaricie
antes de que anochezca.

Anónimo dijo...

También es posible dejarte dividir por cero. El resultado es infinito, como sumando, pero se alcanza antes y por lo que se ve estás más acostumbrada a dejarte dividir que a sumar a multiplicar a...