Páginas vistas en total

Loading...

miércoles, 17 de octubre de 2012

¡Que estoy muy loco!

Descentralizar el ánimo y levantar el trecho perdido del alma que cuadra en el horizonte con el recorte de las sierras en otoño. Situar el punto de partida en la piel al ritmo del presente apaciguado en la insólita sensación de todo principio común. ¡Vamos, locos y locas, que hacemos faltaaaa!


Lista de la compra:
- Un  desatascador
- una tormenta
- una esquina sin driblar
- una palabra desordenada

miércoles, 29 de agosto de 2012

Comentario



Cuando una mujer come sola el tiempo se detiene y a su alrededor corren palabras estropeadas haciendo ecos sin sentido.
Dentro de su cabeza, la mujer tiene duda y deseo a partes iguales y su piel se desprende de la incertidumbre paso a paso cuando ya no le queda nada más que la nostalgia de no se sabe qué.
El sol retenido detrás del parapeto del restaurante aisla pero no sirve de nada porque la realidad sabe colarse por las rendijas, por las del sentimiento, por las de la soledad.
Rodeada de banqueros inseguros pero bien trajeados. De hombres y mujeres envueltos en palabras de plomo.
La imperfección lo alcanza todo y es hiriente.
Las certezas son siempre sentimentales.
Le augura un buen destino a lo complicado, a los sonidos chirriantes, a las locomotoras desde las que no se ve el paisaje, a la mentira de lo virtual, al desapego de las caricias reales.
Su espíritu, no obstante, se rebela contra el pesimismo cuando ve un bebé, cadencioso en brazos de su padre.
Tiene una pared lustrosa y aventajada frente a sí. Apura su cigarro, apura los momentos y ansía sentir pureza, ojalá sonara una melodía que invitara a la sinceridad a bocajarro. A no envolverse en desidia, a no abandonarse a ilusiones que no crecen.
¡Ojalá ardieran algunas pérdidas que se enrocan en el espíritu!
Que no se instale la tristeza, que no encuentre acomodo en el presente, que no deje esta sensación de hacer por tener algo que decir...
Sentiría que la luz no la alcanzara...
Sentiría que su voz no le alcanzara cuando de verdad llegue el otoño...

domingo, 19 de agosto de 2012

Se arracimó el tormento y turbulento
cayó a la encina húmeda.
Un tac,toc,tac,toc acompañó la caída del fruto,
la calle parecía un vertedero de promesas calientes.
Hubo 4 silencios.
No había nada que pensar.
Hasta los gritos parecían gimoteos y el blablabla
de los micrófonos sólo vertía inmundicia de irresolubles codicias.
Los vivos parecían muertos y los zombies resucitaron para comérselos.
Cuando empezaron a gritar, sólo parecían gimoteos sus gritos, se perdían en ecos.
Ni siquiera yo creía lo que gritaba cuando alguno me mordisqueaba la pierna.
La primavera se rebeló y no daba ni flores ni calor
y ya teníamos frío, mucho frío.
Pensé que si mi geranio podía florecer en un vaso sin agua, todo era posible. Incluso tú.

De palabras, versos y panteras


Apalabrando la palabra
taconea el pulso en cada verso.
Si te buscara más, te perdería
(porque eres un) superhéroe invisible
al afecto.
Demuelo tu impavidez
en la sonrisa de las mañanas tersas.
Vivir es este ejercicio
y otros siempre ahí
seduciendo al futuro.



sábado, 28 de julio de 2012

riff-rip-pio

Una mañana despierta mi sueño antes que yo
en el fondo del vaso el whisky y mis ojos hacen aguas
Había fuego y silencio en tu mirada
Te busco y me pierdo.
Esta mañana despierta mi sueño antes que yo
El cielo contamina mi deseo, habrá que darle una vuelta al destino
Amanece y no es contigo, otro día más perdido.
Si pudiera abrazarte igual que te pienso
pero hay un NO, NO,NO...

Nada carece de importancia y nada es demasiado importante.

en el fondo del vaso, el whisky y mis ojos hacen aguas.
Amanece y no es contigo, otro día más perdido.
Átame o llévame contigo.
Déjame esperando en un hángar,
algún día aprenderé a volar ( sin motor).
Señor del fuego y del silencio.
Amanece y no es contigo, otro día más perdido.
Una mañana despierta mi sueño antes que yo
Una mañana despierta, mi sueño, antes que yo...
¿Dónde te has metido?
Si pudiera abrazarte igual que te pienso
pero hay un NO,NO, NO...

En el fondo del vaso el whisky y mis ojos hacen aguas.
Nada es demasiado importante y todo tiene importancia
cuando hablas de amooorrrrr.

(Variaciones infinitas sobre versos de "temple" fácil  y conciliación difícil. Borrador tropecientos)

domingo, 22 de julio de 2012

Poesía heavy metal


Encontré la portada de este libro, lo busqué. Se publicó en Argentina. Fue en el año 93. Ya está agotado. Un amigo mandó un e-mail a otro amigo en Argentina. Otro amigo removió todo lo removible, incluso habló con la editorial, llamó a Argentina...De momento, nada.
Llevo algunos años buscando el riff de la palabra, no la palabra para el riff. En ocasiones las búsquedas son sólo búsquedas. En el camino se aprende y nunca se abandona. Acaba uno enamorándose de lo buscado, de la ilusión, del logro... Se enamora uno de lo que representa, de lo que sugiere. Algunas veces resulta fatigoso pero entonces uno se da cuenta de que ya ha ocurrido: estás enganchado a tu sueño y lo buscas incesantemente. Tu vida, de alguna manera, es ya diferente y eres rock and roll.
Aunque siempre hubieras escuchado música, la hubieras sentido, la hubieras estudiado, no es suficiente.
Hay esferas. Círculos concéntricos o exocéntricos que se mueven en órbitas culturales. El caso es que me enamoré del rock and roll y no hago rock and roll. Siempre usé palabras. Tengo que hacer rock and roll con palabras. Y aquí estoy de nuevo. Abandoné "la mujer sin referencias" pero no a la mujer sin referencias que soy. La crítica que pretendía con el blog respecto a la hegemonía cultural de un tipo de discurso retórico y erudito sobre las palabras y su valor desde el punto de vista androcentrista se amplio al universo de la música rock y más concretamente al heavy metal. Entonces me dio por pensar que en poesía había blues, había (cómo no) copla, había música y más música pero no encontré nada de poesía heavy metal hasta que vi la portada de este libro y una página de facebook que lleva el mismo nombre.
Escuché, escuché, y escucho y voy, creo, aprendiendo algunas cosas sobre las letras, sobre los ritmos, estilos... pero no tengo ni puta idea, la verdad.
A través de Hugo Izarra (muchísimas gracias por tu ayuda) me puse en contacto con "Franco di Merda" (imagino que tendrá otro nombre que desconozco) e intercambiamos algunas opiniones sobre la idea ( gracias Franco por la multitud de enlaces que me enviaste).
He asistido a muchos recitales y a muchos aderezados con música de todos los estilos (incluso rock). Se hacen incluso set list (por ejemplo Luis Llorente hace esto). 
Propongo: ¡haced que la palabra suene a riff!¡ que el público haga el riff!,¡ que todos hagamos rock de palabras!. (Tengo que agradecer también a Raúl Vacas y a Smash  su atento oído a mi propuesta). (Tengo que agradecer también a Carmen Camacho, a Ben Clark, a Fabio de la Flor, a Fernando R. de la Flor, a Ajo, a Gorka y a tántos y tántas como me habéis escuchado contaros esto... y habéis aportado ideas).
El otro día estuve en Cilloruelo, en el festival de rock y fue una enorme sorpresa encontrar allí a Vicente Mariskal Romero, y claro, también se lo conté. ¡Grande! todos los grandes son personas que saben escuchar, son grandes personas; esa fue la impresión de la breve conversación.
 Enseguida me invitó a enviarle textos, incluso a ir a la radio. Claro, yo le dije que lo intentaba hacer era juntar palabras, la verdad ¡fue toda una experiencia!.   Os iré contando. 
¡Graciaassss!! 


COSTAS CARIOTAKIS- SPLEEN

¡Qué jóvenes llegamos aquí, a esta isla desierta,
a este rincón del mundo, más allá del sueño y de la tierra!
Vinimos en silencio con nuestra perpetua herida a rastras
cuando el último amigo estaba ya lejos.

Con la mirada perdida, con paso vacilante,
tomó cada uno en solitario idéntico camino,
sentimos, como un extraño, el peso de nuestro cuerpo enfermo,
como sordo clamor viene de lejos nuestra voz.

Discurre la vida, sirena remota en el horizonte,
pero muerte, muerte cotidiana y hiel tan sólo
nos acarreará la vida aunque sonría el rayo del sol
y sople la brisa. Aun así somos jóvenes,

muy jóvenes. Aquí en una roca nos dejó una noche
la nave que ahora se pierde en el corazón del infinito,
se pierde y nos preguntamos qué somos, qué soy,
si todos nos apagamos, yéndonos tan jóvenes, niños casi.